LAS EMPRESAS CADA VEZ APUESTAN MÁS POR EL UNBRANDED CONTENT.

Las agencias de publicidad suelen trabajar con dos tipos de estrategia para lograr captar la atención del público objetivo. El branded content o contenido de marca y el unbranded content, donde la marca del producto no se menciona.

En el primer caso están los spot o campañas de publicidad que habitualmente encontramos en cualquier medio. Es decir, una historia patrocinada por una marca.

En el caso del unbranded content se oculta la marca hasta el final o incluso se omite completamente.

La idea es priorizar el concepto y las características de un producto o servicio por encima de la marca o fabricante. El objetivo de este tipo de estrategia es destacar funcionalidades específicas que atiendan así a las necesidades de los consumidores. Es además un modo original y atractivo de dar a conocer un producto creando la confianza necesaria.

Se trata de buscar transmitir valores que generen una conexión entre el público y la marca.

Para que una estrategia de estas características consiga el impacto esperado es recomendable que cumpla los siguientes requisitos.

 

– Como todo en el marketing y la publicidad, conviene que el concepto, la historia, el contexto, etc, sea original, fresco y rompedor.

– Debe generar curiosidad en el público al que esté dirigida la campaña.

– La campaña debe lanzarse en un determinado nicho.

– Deben definirse previamente las potenciales necesidades de los consumidores a quien va dirigida la campaña.

– Deben destacarse del modo más claro posible las características del producto o servicio.

Si deseas conocer ejemplos tenemos ejemplos reales de casos de éxito de unbranded content.

Esta estrategia se resume en básicamente, tratar de desarrollar historias veraces donde los consumidores pueden verse reflejados. Consumidores con problemas específicos en busca de soluciones específicas.

El contenido desarrollado debe tener cierto nivel de calidad en la producción para hacerlo más real, para favorecer la asimilación del mismo y dejar una huella destacada.

Al final cuando finalmente se descubre el nombre de la marca responsable, se queda grabada en el recuerdo del consumidor, y lo más importante, la marca quedará asociada definitivamente a una solución específica.

Esta estrategia es una más de las mucha que manejan las agencias y que son necesarias para alcanzar a un público saturado de impactos publicitarios. El objetivo será siempre aparecer en el “top of mind” del consumidor, de cara a su decisión de compra.