La importancia del contenido en los proyectos audiovisuales

Los consumidores, a la hora de tomar una decisión de compra, tienen mayor confianza en aquellas marcas que utilizan vídeos publicitarios para promocionar sus productos. Es ahí donde contenidos y proyectos audiovisuales se vuelven clave.

Es más fácil llegar al consumidor por medio de contenidos profesionales y proyectos audiovisuales

La sociedad ha evolucionado hasta llegar a un punto donde lograr impactarla es difícil y costoso. La estética además se ha vuelto cada vez más determinante de cara al público y vivimos rodeados de mensajes de todo tipo. Es por ello que crear contenidos únicos especialmente de vídeo se ha vuelto fundamental para captar la atención de nuestro público objetivo.

Parte de esta evolución producida en los últimos años se lo debemos a las redes sociales, quienes han contribuido de forma determinante a acrecentar esta tendencia. Pasamos el día compartiendo contenidos de vídeo contribuyendo así a su viralidad.

Sin embargo, dentro de toda esa vorágine de contenidos que se generan diariamente, aquellos de carácter audiovisual tienen mucho mayor alcance y su impacto en la audiencia es infinitamente  mayor.

De hecho este tipo de contenido actualmente representa el 80% de todo lo que se consumido en internet, por lo que invertir en realizar proyectos audiovisuales con capacidad viral es, hoy por hoy, una apuesta segura.

De cara a lograr el contenido definitivo se ha de contar con la capacidad creativa de una productora de publicidad para lograr algo único que perdure y que venda.

El contenido de vídeo es un formato profesional lleno de recursos. 

El contenido en cualquier proyecto audiovisual permite lograr una cercanía con los usuarios afines a una marca difícil de lograr con otro tipo de contenido. Es factible lograr que perdure en la mente del consumidor y si se apuesta por ello y se estudia correctamente la audiencia, es razonable pensar en su posible viralización.

Para ello y según el canal donde se vaya a exhibir el contenido, un vídeo debe ser corto, directo y contener el concepto que se quiere transmitir de un modo claro y conciso. Debe durar menos de un minuto, ser original y único.

Debido a su propio formato un vídeo permite desarrollar un mensaje con infinidad de recursos que de otro modo sería imposible.

Por lo tanto los proyectos audiovisuales generan un tipo de contenido clave a la hora de lograr un objetivo de marketing por lo que es importante tenerlo en cuenta de cara a cualquier plan de marketing.